¿Eres intolerante al Gluten? Entonces deberías ver estos consejos

Según datos de la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE), hasta un 75% de las personas intolerantes al gluten no saben, o son conscientes, que lo son, sencillamente porque hasta el momento, no han presentado síntomas. Datos del mismo estudio revelan que en España, al menos, 1% del total de la población es celíaca y debe consumir alimentos sin gluten. Esta enfermedad, totalmente llevadera teniendo presentes ciertos aspectos médicos durante toda una vida, se cierne en la imposibilidad de ingerir cualquier tipo de alimento que contenga esta proteína (presente en cereales como el trigo, la avena, la cebada y el centeno) en alguno de los ingredientes que lo conforman. Tan siquiera, la cantidad más pequeña, puede provocar el daño en los revestimientos de las paredes intestinales y causar diarrea, retortijones intestinales, hinchazón abdominal, malnutrición, pérdida de peso en adultos, anemia y/o problemas óseos.

Es por ello, por lo que una vez detectada la enfermedad, conviene hacer una visita a nuestro médico y determinar los parámetros que nos llevarán a tener que focalizar nuestro nuevo estilo de vida a una dieta sin gluten y a nuevas formas de ver la comida y las maneras de cocinarla.

Intolerancia al gluten. ¿Qué es y cómo saber si soy intolerante?

Como ya hemos comentado, la intolerancia al gluten o enfermedad celíaca (EC) es una intolerancia permanente a esta proteína. El principal foco de peligro, pero, no son los alimentos originarios que contienen gluten, sino todos los derivados y productos que usa la industria alimenticia como espesante en preparados.

Existen distintos tipos de aversión al gluten y cada uno de ellos determina un tipo de enfermedad diferente a las demás. Se puede ser intolerante al gluten, sensible o alérgico. ¿Pero cómo podemos garantizar si lo somos o no? Para asegurar que padecemos alguna de las modalidades de esta intolerancia al gluten debemos tener presente, a priori, que no todas las personas intolerantes presentan síntomas y pueden estar viviendo con la enfermedad sin conocimiento, hasta que se destapan complicaciones mayores derivadas por el hecho de no haber llevado una dieta estricta y pautada.

Existe una predisposición genética que muestra si una persona es, o no, celíaca, más allá de los síntomas mencionados y que pueden ser causantes de ésta o cualquier otra enfermedad. Es por ello por lo que para certificar un diagnóstico fiable, se lleva a cabo una analítica de sangre con marcadores específicos de la dolencia celíaca y se realiza una biopsia intestinal para garantizar la diagnosis.

Reglamento básico

Para todas aquellas personas que sospechen estar padeciendo celiaquía, o para las ya tratadas y diagnosticadas, nunca está de más saber exactamente qué debemos tener presente a la hora de empezar con estas nuevas perspectivas de ver la vida, pues puntos de vista hay tantos como personas, y eso no es malo. Es por esto por lo que, a continuación, queremos ofreceros algunos de los consejos más importantes que deberéis incluir desde el minuto cero a vuestra cotidianeidad para disfrutar de una vida igual de feliz y sana, dejando de lado, simplemente, ciertas especificaciones que van reñidas al consumo de ciertos productos sin los que, lógicamente, podemos llegar a vivir.

  • Seguir una dieta a base de alimentos naturales y frescos (carne, pescado, huevos, leche, fruta, verdura, legumbres y cereales como el maíz o el arroz).
  • Leer bien las etiquetas de los productos manufacturados, alimentos elaborados y alimentos envasados. Alrededor del 70% de estos contienen gluten.
  • Orden en la cocina. Se deben manipular los alimentos con precaución y cuidar su higiene. Lavar y limpiar correctamente las encimeras, mesas y utensilios de cocina, y almacenar los productos que puedan contener gluten, separados del resto.
  • Si decidimos salir a comer fuera -no por ser celíacos está prohibido-, hay que preguntar siempre por los ingredientes y la manipulación de los alimentos.
  • Atención a los medicamentos, algunos fármacos utilizan gluten y sus
  • Confiar en el conocimiento y consejo de los expertos. Un buen nutricionista nos guiará por el camino y nos puede ayudar a diseñar la dieta equilibrada y variada que se adapte a nuestro nuevo estilo de vida.