Consejos para aumentar tu autoestima

En este artículo vamos a comentar de qué manera influye lo que decimos y pensamos en nuestra felicidad y autoestima. Tú también puedes ser aceptado, respetado y valorado por los demás, y si aun así no lo eres. Aunque independientemente de lo que demás te acepten o te respeten lo más importante, siempre, es ser aceptado y respetado por ti mismo.

Aquel que no se respeta a sí mismo ni se acepta a sí mismo, nunca podrá ser ni respetado ni aceptado adecuadamente por los demás. Es parte de la convicción social, hundir al débil y premiar a aquel que se ve fuerte, aunque realmente no tenga por qué serlo.

Pare ser plenamente feliz y sentirse satisfecho con lo uno hace, es necesario hacer aquello que te guste y te apasione. Y ya que avece la vida nos lleva por caminos que nunca hemos elegido y tenemos que tragar con ellos, la mejor filosofía es, pase lo que pase sonríe.

“Para tener una autoestima alta es imprescindible aceptarse como se es, con sus defectos y sus virtudes”

Consejos básicos para aumentar tu autoestima

Respetarse a sí mismo

Trátate con el debido respeto, no te refiera a ti con expresiones como soy un inútil, no valgo para nada, soy idiota etc… Todo lo que digas o pienses afecta directamente en tu estado de ánimo. Si te repites mil y una veces que eres un inútil y que no puedes hacer nada, es más probable que no te salga nada bien. En cambio si tu actitud es positiva es más probable que consigas lo que te propones. Y si a pesar de ello no lo consigues, no te desanimes, vuelve a intentarlo. Si las demás personas ven que te respetas, empezaran a respetarte más.

Haz actividades que te llenen

Vale más la pena trabajar en algo que te guste y quizás recibir menos dinero por ello que estar en un trabajo que te machaque física y psicológicamente. De que te va a servir ese dinero más que para sobrevivir si estas destrozado como persona. Ocupa tu tiempo con cosas que te gusten y de las cosas que no te gusten haz solo las imprescindibles.

Se tú mismo

No te crees una imagen ficticia de ti, haz las cosas como salgan de ti y no te preocupes por la impresión que causas en los demás.